Articulos de Jorge Rivero

"El Negocio de la Motivación"

Pareciera que muchos “conferencistas motivacionales” están en el negocio del espectáculo.

Le enseñarán cómo debe lanzar gritos para proyectar su fuerza interior o cómo debe saltar y bailar para celebrar sus futuros éxitos al compás de “we are the champions” o de lo que se le ocurra poner a ese conferencista motivacional convertido en diskjockey.

Le harán recordar momentos traumáticos y/o emotivos de su vida en medio de la penumbra rodeado de velas, con vapor similar al de la mejor discoteca y parlantes de alta tecnología que emiten música dispuesta para que usted tenga su sensibilidad a flor de piel y sea más fácil de manipular.

Otras veces lo convencerán para que camine sobre brasas ardientes para que usted crea que puede soportar todo tipo de dolor. ¿Será una quemadura en los pies similar al dolor de una infidelidad?

Lo harán reír hasta las lágrimas, lo harán participar, jugar como si fuera un niño.

Lo harán romper bloques de madera para representar que puede quebrar sus propios bloqueos mentales.

Ud. Incluso tomará nota de algunas frases y se llevará esperanzado a su casa el último folleto a todo color de su Gurú favorito. Luego todos esos juegos artificiales durarán unos cuantos días y su motivación estará nuevamente por los suelos y será necesario que el “motivador” regrese.

De esa forma muchas personas están siendo “capacitadas” indiscriminada y descaradamente por “motivadores” que no saben de superación personal real y sólo son especialistas en crear riqueza para ellos mismos y para las organizaciones que buscan exprimir a sus trabajadores para obtener mayores utilidades.

El ego del conferencista está tan inflado que podría viajar sobre él.

Las personas están siendo engañadas por estos seudo GURUS de la auto ayuda y son arrastrados por el huracán de este terrible movimiento, el cual con alevosía y ventaja juega con sus sueños, emociones y deseos.

Hoy en día el éxito es un asunto de marketing al más puro estilo norteamericano. Ni bien termina de leer “El vendedor más grande del mundo”, ya le están vendiendo “El milagro más grande del mundo”. Cuando Ud ya leyó “¿Quién se ha comido mi queso?” sale alguien que le dice “Yo me he comido tu queso”.

Tenemos “El milagro de las 7 semillas”, “Las 7 leyes espirituales del éxito” y “El monje que vendió su Ferrari” y luego “Las 8 claves del liderazgo del monje que vendió su Ferrari”. Ah, y no nos olvidemos de “Lecciones sobre la vida del monje que vendió su Ferrari”. En sí, los libros de autoayuda no sirven de mucho porque siempre hay que buscar otros libros de autoayuda nuevos que nos permitan seguir con la idea de que podemos ser mejores de la noche a la mañana.

Pero si se detiene por un momento, se dará cuenta de que ya le lavaron el cerebro y lo pensará dos veces antes de salir corriendo a comprar un libro más, el siguiente en la serie, la última revelación, el último secreto, el último milagro, la última semilla, chocolate caliente, queso, vaca, monje o pescado; o lo que se le ocurra al autor motivador.

Yo prefiero ir por un camino diferente, decirle a la gente sobre las verdades del daño de la televisión, radio, cine, diarios, música, educación y salud. Yo prefiero tener la firme convicción de no intentar venderte nada, sólo quiero mostrarte otro camino, darte otras opciones, pero: ¡Si quieres morir, MUERE!

Yo sólo quiero ser un instrumento en las manos de Dios. A veces siento como si mi voz fuera sólo un susurro indiscreto en medio del ruido de una discoteca, pero luego comprendo que aquel que tiene oídos para oír oirá.

Siempre le pido Dios que me haga un instrumento de su poder y que ponga sus palabras en mi boca. Ahí recién me convierto en un conferencista motivacional con valores. Sé muy bien que no existen recetas mágicas. Tienes que dedicar tiempo, esfuerzo y trabajo para hacer tus sueños realidad. Tienes que evitar contaminarte con la basura de los medios de comunicación. Tienes que huir de los “conferencistas motivacionales”. Tienes que amar a Dios por sobre todas las cosas.

¿Para qué quieres ser el más grande del mundo?, ¿para qué quieres ser millonario?

¿No será mejor ser simplemente un ser humano feliz, realizado, lleno de amor para con los demás y disfrutar plenamente de la vida?

Jorge Rivero ha impartido más de 5,000 CONFERENCIAS, SEMINARIOS Y CURSOS en 21 países, más de 300 ciudades, para miles de organizaciones, empresas, universidades, y eventos abiertos al público.

Es el Fundador y Presidente del Directorio de la Red Mundial de Conferencistas. 

Es considerado como el MAESTRO de los Conferencista Profesionales.

"La Corrida de Toros"

Veamos que es una corrida de toros. Primero se encierra al torito en un cajón oscuro, lo que tiene el efecto de aterrorizarlo. Cuando lo sueltan y antes de que llegue al ruedo le clavan el primer arpón de puntas aceradas (divisa). Un animal previamente maltratado, manipulado, encerrado en la oscuridad y con el dolor que le produce la divisa, recorre al galope el ruedo en una actitud aparentemente furiosa. Realmente, cuando el toro desemboca en la plaza, es un animal aterrorizado que busca desesperadamente la salida.

Luego viene el picador montado en su brioso caballo, debe clavar la pica en el cuello del toro. Casi siempre resultan heridas de 14 cm. de profundidad y hasta 40 cm. de extensión, se provoca una hemorragia abundante o perforan el pulmón. Si el toro le parece al torero demasiado peligroso el picador lo «castiga» aún más, dejándolo chorreando sangre, medio muerto y limitado grandemente en su capacidad de movimiento. Cada toro recibe una media de 3 ó 4 puyazos.

Después del trabajo del picador, el torero demuestra su “valor” dándole pases de muleta, agotándolo por el esfuerzo y la pérdida de sangre. El toro además de mansurrón es un animal miope, daltónico, torpe e ingenuo que embiste al trapo que agitan delante de él, creyéndole culpable de sus males. Llaman asesino al toro que no se deja engañar y embiste al hombre.

No nos podemos olvidar de las banderillas con sus afilados arpones metálicos de 5 centímetros y más largos aún en las banderillas negras. Los banderilleros clavan 4 ó 6 de estos arpones en las mismas horribles heridas de los puyazos o cerca de ellas. A cada movimiento del toro, las banderillas se mueven haciendo que los arpones desgarren cada vez más la carne, aumentando la hemorragia y “completando” la sádica labor del picador. El terrible dolor que le producen todas estas heridas y el destrozo de los músculos del cuello es lo que obliga al toro a agachar la cabeza. Cuando el toro llega al ruedo tiene el “grave defecto” (debe ser un «error» de la Naturaleza) de llevar la cabeza alta. En esta postura, para matarlo, el torero se tendría que subir a una escalera para clavarle la espada y esto no sería práctico ni conforme a la sublime “dignidad” de los torturadores.

Cuando el toro tiene ya la cabeza gacha el valiente torero entra a matar, trata de clavar la espada de casi un metro cerca de las vértebras para lesionar el corazón o algún vaso sanguíneo importante. Esto es la teoría y no pasa casi nunca. Lo más normal es que la espada sólo acierte a alcanzar los pulmones y que el animal agonice lentamente ahogado en su propia sangre, después de varios intentos infructuosos el toro todavía está vivo, agonizante, gimiendo lastimeramente, vomitando y perdiendo orina.

Finalmente, se le da la puntilla para intentar seccionar la médula espinal. Si la médula no es seccionada sino sólo dañada, el toro no está realmente muerto, sino con un cierto grado de parálisis y es arrastrado vivo y consciente. Aun en el caso de que la médula quede seccionada, la cabeza del toro sigue “viva” unos minutos, por lo que siente perfectamente el dolor al cortarle las orejas. El toro nunca llega totalmente muerto al segundo acto de la carnicería, lo más terrible es que todo esto se hace en nombre del Señor de los Milagros, la Virgen de la Macarena, la Virgen de la Soledad y del Jesús del Gran Poder.

Jorge Rivero ha impartido más de 5,000 CONFERENCIAS, SEMINARIOS Y CURSOS en 21 países, más de 300 ciudades, para miles de organizaciones, empresas, universidades, y eventos abiertos al público.

Es el Fundador y Presidente del Directorio de la Red Mundial de Conferencistas. 

Es considerado como el MAESTRO de los Conferencista Profesionales.

"El Significado de las Palabras"

Antes que nada, es quizás deseable definir los términos que utilizamos en nuestras conferencias, así como también algunos otros que con frecuencia se ven asociados a ellos. Espíritu -y por tanto, “espiritualidad”- se asocia con “soplo” o “soplo vital” en casi todas las lenguas del mundo: ru’ah en hebreo, pneuma en griego y atman en sánscrito. En la tradición mística o esotérica cristiana, el hombre espiritual es aquél que pone el acento en el hombre interior, que quita importancia a ritos y dogmas, en beneficio del Cristo interior. La palabra “misticismo”, que es asociada con frecuencia con “espiritualidad”, proviene del griego mysterion, que significa “ceremonia secreta”: aquellos que se han encontrado con lo inefable o desean encontrarlo, se reúnen en ceremonias para compartir, generalmente en forma no verbal.

La palabra “religión” proviene de la raíz religare, que significa reunir, vincular. El sentido que se le da a esto es el de una reunión con la esencia de nuestro ser; y es una reunión, pues la unión con esa fuente ya existe, aun cuando no seamos conscientes de esto.

Hay otras dos palabras que en nuestra cultura asociamos con frecuencia al ámbito espiritual: “esotérico” y “Cristo”.

“Cristo” es una palabra que erróneamente suele ser asociada sólo a Jesús de Nazaret. La palabra Cristo proviene de la palabra sánscrita Krishna; al sufrir la adaptación al idioma Arameo -el que Jesús hablaba- se transformó en Cristo. Otras versiones sostienen que el término proviene del Arameo meshiah, el que traducido al griego Cristós, significa Ungido. Cristo alude al florecer supremo de la consciencia; no es entonces el nombre de una persona, sino el de un estado de consciencia.

Respecto a “esotérico”, se dice que los antiguos filósofos tenían una doble doctrina: una externa, pública, o exotérica y otra interna, secreta o esotérica. La palabra proviene del griego esó, que significa adentro, dentro, en el interior. La connotación popular de misterio que comúnmente se asocia a esta palabra puede deberse a que las enseñanzas de los antiguos filósofos solían impartirse en círculos relativamente cerrados de discípulos, no a la gran masa. Es fácil comprender los motivos de esto si observamos lo ocurrido con Sócrates y muchos otros que no fueron comprendidos en su tiempo, como suele ocurrir con los sabios.

Jorge Rivero ha impartido más de 5,000 CONFERENCIAS, SEMINARIOS Y CURSOS en 21 países, más de 300 ciudades, para miles de organizaciones, empresas, universidades, y eventos abiertos al público.

Es el Fundador y Presidente del Directorio de la Red Mundial de Conferencistas. 

Es considerado como el MAESTRO de los Conferencista Profesionales.

Contacto

Didorf - Alemania

info@conferencistas.eu

Pie de ImprentaPolítica de Privacidad – Webmaster Jorge Rivero